• El flujo de gas de protección está ajustado demasiado alto:
    Asegúrese de que el caudal está ajustado correctamente. 2 – 3 litros/min son completamente suficientes (esto corresponde a unos 0,4 bares).

  • El electrodo se sujeta demasiado tiempo:
    Cuanto menos sobresalga el electrodo de la pieza de mano, mejor será la protección proporcionada por el argón.

  • Gas protector incorrecto, calidad insuficiente:
    Recomendamos argón puro (Ar 4.6), con una pureza de al menos el 99,996%, sin aditivos.

  • Hay suciedad en la pieza:
    Cualquier tipo de suciedad, pasta de pulir, pintura, revestimiento galvánico, etc. se quema durante la soldadura y suele dejar grandes cantidades de hollín. Limpie bien la pieza antes de soldar.

  • La aleación de la pieza está contaminada:
    Si el metal de la pieza tiene inclusiones o la aleación contiene metales que arden a bajas temperaturas (zinc, plomo, estaño, etc.), esto puede provocar la formación de hollín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.