El Lampert principio de soldadura fina

El proceso de soldadura en los dispositivos de soldadura de precisión Lampert transcurre en gran medida automáticamente, lo que permite una realización muy sencilla y reproducible del proceso de soldadura.

Una vez que el operario ha realizado los ajustes básicos para el tipo de metal y la situación de soldadura en la máquina de soldar, se puede empezar a soldar.

El proceso de soldadura  se inicia tocando levemente  la pieza de trabajo  con la punta del electrodo El propio proceso de soldadura se realiza automáticamente y no requiere ninguna otra intervención del operario.

Reproducir vídeo

Funcionalidad en detalle

  • En cuanto la punta del electrodo toca el punto donde hay que soldar se abre una válvula de gas en el dispositivo de control y el gas protector emana de la boquilla del portaútil.
  • Justo a continuación se dispara automáticamente un pulso eléctrico (arco voltaico) y el electrodo retrocede un poco en el portaútil.
  • El pulso eléctrico (arco voltaico) parte en este caso desde el punto de contacto, permanece activo durante un tiempo preseleccionado y de este modo se genera un punto de soldadura de la intensidad deseada.
  • Si concluye satisfactoriamente la soldadura, se detiene automáticamente el flujo de gas protector.

El proceso se puede cancelar en cualquier momento interrumpiendo el contacto entre la punta del electrodo y la pieza de trabajo De este modo se evitan soldaduras incontroladas.

Al trabajar con pulsos de soldadura individuales (no hay ningún arco voltaico continuo) y gracias a un intervalo preajustado entre dichos pulsos, se impide un sobrecalentamiento de la piezas de trabajo y se logran trabajos precisos y sin deformaciones.