Los electrodos utilizados son una aleación especial de tungsteno y óxidos metálicos.

Estos electrodos han sido especialmente diseñados para su uso en combinación con las unidades de soldadura fina de Lampert. Los electrodos tienen excelentes propiedades de soldadura, pero son duros y frágiles.

Si el electrodo se dobla, por ejemplo, después de haberse enganchado a la pieza y se «rompe», puede producirse una rotura.

Las diferencias extremas de temperatura entre la punta y el eje del electrodo que se producen durante la soldadura también crean grandes tensiones mecánicas en el electrodo. Por lo tanto, no se puede descartar que el electrodo se rompa o astille ocasionalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.